El Día Mundial de la Fisioterapia se dedicó este año a sensibilizar a la sociedad y a las administraciones públicas sobre la magnitud de Covid persistente. Esta enfermedad se define como la presencia de síntomas a las 12 semanas de dar negativo en las pruebas. Los fisios reclaman mayor presencia en la sanidad pública para ayudar a estos pacientes.

Cerca de cinco millones de personas se han contagiado de Covid-19 en España y se estima que el 10% de ellas sufren secuelas, en ocasiones muy severas, después de 12 semanas o más de haber dado resultado negativo en las pruebas. Es lo que se denomina Covid persistente, que puede llegar a convertirse en una enfermedad crónica.

Además, otro 20% de las personas contagiadas presentan síntomas cinco semanas después de haber superado la infección, lo que supone otro millón de afectados.

Según los expertos, el número de casos crecerá en los próximos meses, lo que implica la necesidad inaplazable de prestar una mayor atención al Covid persistente, generando protocolos de recuperación, dando una respuesta a quienes sufren cuadros agudos que requieren una baja laboral, etc.

La decana del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM), Aurora Araujo, señaló que “más de 500.000 personas padecen las secuelas del Covid persistente en nuestro país y los fisioterapeutas reclamamos una mayor presencia en los equipos multidisciplinares que tratan a este tipo de pacientes, para que podamos ayudar a agilizar su recuperación y abordarla en las mejores condiciones”.

“Es lógico que las autoridades se hayan volcado en medidas que frenan el avance de la pandemia, como la vacunación masiva, pero estamos viendo un problema sanitario emergente que hay que empezar a abordar ya”, continuó la decana del CPFCM.

“El número de fisioterapeutas ya era muy escaso en hospitales y en centros de salud. La llegada del Covid persistente hace imprescindible aumentar el número de nuestros profesionales, para lograr que las personas afectadas puedan retomar una vida normal cuanto antes”, añadió Aurora Araújo. La participación de los fisioterapeutas ayuda a las personas que sufren Covid persistente a recuperar la movilidad, la fuerza y a mejorar la respiración, entre otros beneficios.

En los casos más graves, la colaboración de la fisioterapia reduce notablemente el tiempo que los pacientes tienen que estar en la UCI. Cada enfermo pasa, de media, dos días menos en estas unidades cuando le atiende un fisioterapeuta, lo que descongestiona los hospitales, dejando camas libres para otras personas que puedan necesitar su ingreso.

También supone un importante ahorro económico, ya que el coste diario de un paciente en la UCI asciende aproximadamente a 1.500 euros. Por tanto, la participación de los fisioterapeutas se traduce en un ahorro para el sistema sanitario de 3.000 euros por enfermo en cuidados intensivos.

El CPFCM celebró ayer #DMFisioterapia21, Día Mundial de la Fisioterapia 2021. La jornada estuvo dedicada este año al Covid persistente, para ayudar a visibilizar la enfermedad, mentalizando a la sociedad y a las administraciones públicas sobre la magnitud de este problema, y mostrando el apoyo de los fisioterapeutas madrileños a los pacientes.

Con este motivo, el CPFCM organizó un evento en Madrid durante toda la jornada con el lema “Déjanos ayudarte a volver a bailar”. Sobre un escenario, frente a la estación de Príncipe Pío, una compañía de ballet representará una coreografía que refleja los efectos del Covid persistente.

“Hemos querido reflejar las secuelas de la Covid-19 a través de la danza, que es también un símbolo de celebración de la vida, una metáfora de salud y de la energía que necesitan los pacientes para afrontar su recuperación. Los fisioterapeutas queremos ser una parte más activa en ese proceso”, explicó Aurora Araújo.

En paralelo, el CPFCM quiso rendir también un homenaje al mundo del arte, que ha visto muy limitada su actividad desde el principio de la pandemia como consecuencia de las medidas de seguridad aplicadas a los espectáculos en vivo.