Reino Unido apuesta por la prevención y se abre a premiar y recompensar económicamente a los ciudadanos que hagan deporte. Con este objetivo, el Gobierno británico convoca una licitación pública para el programa Incentivos para la salud, cuyo proyecto piloto, de seis meses de duración, se pondría en marcha en enero de 2022.

La idea es repartir recompensas económicas y otros incentivos para animar a la gente a hacer más ejercicio y comer de forma más saludable. Se explorará las mejores formas de incentivar a los adultos para que tomen decisiones más saludables, ya que varios informes sugieren que los incentivos financieros pueden mejorar las tasas de actividad física e inspirar una alimentación más sana.

Sir Keith Mills, pionero de los programas de fidelización a través de las millas aéreas y los puntos Nectar, está asesorando el programa y apoyará al gobierno en el aprovechamiento de la “innovación en el sector público y privado” para probar el papel que las recompensas e incentivos pueden desempeñar en el fomento de comportamientos más saludables.

Según Mills, “el plan de incentivos para la salud podría ser una herramienta vital en los planes del gobierno para abordar las desigualdades sanitarias y fomentar comportamientos más saludables; se trata de una oportunidad fantástica para que las empresas, el sector público y el sector terciario se unan y ofrezcan una forma nueva e interesante de apoyar a las personas para que adopten hábitos más saludables”.

Desde este momento, se abre un plazo de tiempo para que las empresas interesadas en formar parte de esta iniciativa presenten ideas innovadoras. Como parte del proceso de búsqueda de socios, el Gobierno invita a las partes interesadas a presentarse y pujar por un contrato valorado en 2 millones de libras (2,3 millones de euros), según se desprende de la plataforma de contratación.

La empresa adjudicataria se asociará con una serie de organizaciones que pueden ofrecer incentivos que pueden incluir vales, productos, descuentos y tarjetas de regalo para recompensar a las personas por tomar decisiones saludables.

El programa de Incentivos para la salud se anunció como parte de un paquete de 100 millones de libras (116,9 millones de euros) de apoyo gubernamental para ayudar a las personas con obesidad a acercarse a un peso más saludable y darles las herramientas que necesitan para mantenerlo.