El Consejo Superior de Deportes acogió la reunión constitutiva del Observatorio de la Igualdad en el Deporte. Es una iniciativa pionera de carácter interministerial impulsada por el Gobierno para promover la igualdad real entre mujeres y hombres.

Pretende también eliminar los obstáculos que impiden la igualdad de los deportistas de alto nivel con discapacidad.

Aprobado por el Consejo de Ministros en diciembre de 2020, el Observatorio permitirá realizar un diagnóstico fiable y válido sobre las políticas y avances en igualdad en el deporte y, en consecuencia, plantear las medidas adecuadas para combatir cualquier tipo de discriminación por razón de sexo, garantizar la igualdad de trato y oportunidades y aumentar la presencia de las mujeres en todos los ámbitos del deporte.

Bárbara Fuertes, subdirectora general de Mujer y Deporte del CSD y vicepresidenta del Observatorio, fue la encargada de desgranar su funcionamiento y hoja de ruta para los próximos meses. Señaló que “estamos ante un momento histórico. Arranca con medidas concretas que ya están poniéndose en marcha”, como una campaña de publicidad específica, un estudio sobre la presencia de la mujer deportista en los medios de comunicación y subvenciones para que las federaciones impulsen sus propios planes de igualdad.

Por su parte, la subdirectora general de Programas del Instituto de las Mujeres (adscrito al Ministerio de Igualdad), Ana Varela, que asume la segunda vicepresidencia del Observatorio, destacó la importancia de su constitución, ya que el deporte “es en sí mismo una herramienta para conseguir la igualdad en las demás esferas de la vida”.

El Observatorio de la Igualdad en el Deporte, cuya presidencia corresponde a la persona titular de la Dirección General de Deportes del CSD (Albert Soler), está compuesto por dos vicepresidencias, una secretaría y nueve vocalías, en representación de cada uno de los departamentos ministeriales con competencias en materia de igualdad de género y oportunidades. Estos ministerios son los de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación; Defensa; Educación y Formación Profesional; Trabajo y Economía Social; Industria, Comercio y Turismo; Derechos Sociales y Agenda 2030; Ciencia e Innovación; Consumo; y Universidades.

Se reunirá, como mínimo, dos veces al año, si bien trabajará de forma continuada a través de una plataforma digital, donde también se volcará toda la información, estudios y normativas que se vayan generando. Asimismo, contará con la aportación de expertos y evaluadores externos, y avanzará en la coordinación de políticas internacionales con organismos como el International Working Group on Women & Sport (IWG) o la Red Iberoamericana de Mujer y Deporte.

Asimismo, se elaborará al menos un informe anual sobre las actividades desarrolladas durante el año anterior, que será publicado en la página web del Consejo Superior de Deportes.

La reunión inaugural contó con la presencia de la doctora Payoshni Mitra (CEO del Global Observatory for Gender Equality & Sport,creado por la UNESCO en 2021 y con sede en Lausana, y directora del Centro para el Deporte y los Derechos Humanos, con sede en Ginebra).

Destacada defensora de los derechos de las deportistas, con foco especial en Asia y África, Mitra subrayó la “interseccionalidad del Observatorio”, al tener en cuenta un ámbito como del deporte practicado por personas con discapacidad, y manifestó su voluntad de “colaborar en el futuro con el Observatorio que estáis construyendo”.

En esta primera sesión también participó María Martín, exgimnasta rítmica participante en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988 y campeona de España en categoría de honor en 1987 y 1988. Doctora en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, explicó que, “si hablamos de igualdad de género en el deporte, tenemos que recordar que España es un referente en Europa, y en ello ha tenido un papel clave el CSD”. Además de celebrar que el Observatorio “hace el deporte más accesible a hombres y mujeres en toda su diversidad”, Martín puso en valor el futuro papel de la nueva Ley del Deporte, actualmente en trámite parlamentario, como “marco que aspira a eliminar las discriminaciones”, así como el encaje de España en las estrategias europeas de igualdad de género.