El Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid ha publicado el videoconsejo del mes de octubre. En esta ocasión, está dedicado a visibilizar la importancia de la profesión en el cuidado de la salud física de ganaderos y agricultores.

La agricultura y la ganadería son dos actividades con un importante peso en la economía española. De hecho, se calcula que cerca del 10% del PIB de España procede de las actividades agroalimentarias, que dan empleo a más de dos millones de personas, casi el 12% de la población activa, según un informe de 2020 elaborado por Cajamar.

Sin embargo, estas actividades requieren un importante esfuerzo físico continuado, lo que puede provocar lesiones musculoesqueléticas que, si no se previenen o tratan de forma adecuada, pueden derivar en la incapacidad del trabajador a largo plazo.

Pablo Herrera, vicedecano del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, explica que “a veces se antepone la productividad al cuidado de la salud física de los trabajadores, sin pensar que ese sobreesfuerzo continuado deriva en bajas médicas, menor capacidad física para trabajar en condiciones y, en última instancia, la incapacidad del trabajador si su lesión es irrecuperable”.

Para evitar que el sector y sus trabajadores se vean perjudicados por los requisitos físicos del sector, el CPFCM ha dedicado su videoconsejo de octubre a agricultores y ganaderos, con recomendaciones para que puedan proteger su salud física durante su jornada laboral.

Los fisioterapeutas madrileños recomiendan realizar ejercicios de estiramiento y calentamiento antes de comenzar la jornada, lo que permitirá preparar músculos, huesos y articulaciones de cara al trabajo que se va a realizar. Herrera subraya que “de la misma manera que calentamos antes de practicar deporte, debemos hacerlo antes de realizar trabajos exigentes desde el punto de vista físico. Así será más fácil evitar lesiones”.

Además, las actividades relacionadas con la agricultura y la ganadería requieren movimientos repetitivos, con posturas mantenidas y forzadas, como sucede, por ejemplo, al utilizar tijeras de podar, en vareadores de olivas o durante la vendimia: “Son movimientos casi robóticos que pueden desgastar las articulaciones o generar sobrecargas, algo que también sucede si se pasan muchas horas al volante de un tractor, en este caso”.

Para prevenir y minimizar las patologías asociadas al sector, recomiendan realizar descansos de forma periódica durante la jornada laboral, que permitan la recuperación del cuerpo, prestando atención a una alimentación saludable y la hidratación. También aconsejan fomentar una mayor rotación de labores durante la jornada, para que cada trabajador lleve a cabo diferentes actividades.

El vicedecano del CPFCM indica que “si equilibramos mejor las tareas que realiza cada persona, de manera que cambie de actividad periódicamente, estaremos variando las zonas del cuerpo sometidas a un mayor grado de tensión, lo que permitirá una mejor recuperación y evitar la sobrecarga de conjuntos musculares y articulares concretos”.

Se aconseja igualmente apoyarse más en herramientas tecnológicas siempre que sea posible, como tractores, toros mecánicos o dispositivos que contribuyan a aliviar la carga de elementos pesados por parte de los trabajadores. Si no, el CPFCM aconseja verificar de antemano el peso del elemento a levantar o transportar, de forma que se pueda decidir si lo hará una única persona o son necesarias varias. En este sentido, también es importante que los responsables de estas tareas aporten información y formación acerca de la forma de manipular y mover cargas.

A pesar de ello, se propone reducir, en la medida de lo posible, la carga de objetos pesados: “Levantar peso es una de las acciones que mayor impacto negativo podrían generan en el cuerpo; sobre todo, si no se hace siguiendo técnicas adecuadas para evitar lesiones. Por eso siempre recomendamos utilizar vehículos o herramientas que automaticen el proceso, colocar los objetos y superficies a una altura lo suficientemente cómoda como para facilitar la carga o, directamente, hacer la menor cantidad de levantamientos”.

Conscientes de que el trabajo de agricultores y ganadores siempre será exigente, con independencia de las ayudas técnicas disponibles, desde el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid abogan por consultar a un fisioterapeuta en caso de duda o si aparecen dolores, para que pueda pautar recomendaciones específicas para cada persona y, en última instancia, realizar un programa de preparación física o recuperación que permita poder continuar desarrollando su labor profesional sin poner en riesgo su salud.