La campaña ’12 meses, 12 consejos de salud’ del mes de noviembre del CPFCM explica que la Fisioterapia cuenta con herramientas que ayudan a los hombres con problemas de suelo pélvico a eliminar la sintomatología. También recuerdan que el entrenamiento específico del suelo pélvico es esencial para evitar consecuencias mayores.

El Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM) recuerda que las afecciones derivadas del suelo pélvico no sólo afectan a las mujeres sino también a los hombres y aconsejan acudir al fisioterapeuta por ser el profesional más adecuado para disminuir e incluso eliminar la sintomatología.

Esta es una de las consideraciones del videoconsejo de la campaña ‘12 meses, 12 consejos de salud’, que el CPFCM realiza junto a los Colegios Profesionales de Fisioterapeutas de Cataluña, País Vasco, Navarra, Galicia, Comunidad Valenciana, Cantabria, La Rioja y Aragón, y que está dedicada en noviembre al tratamiento de la sintomatología asociada al suelo pélvico de los hombres.

El suelo pélvico está formado por el conjunto de músculos y ligamentos que rodean la cavidad abdominal en su parte inferior. Sostienen todos los órganos pélvicos (vejiga y uretra, útero y vagina; y recto) y aseguran su normal funcionamiento. Es dinámico, se adapta a nuestro movimiento, pero siempre manteniendo una adecuada tensión que sujete los órganos dentro de la pelvis. Cuando el suelo pélvico se debilita, surgen problemas que pueden afectar al funcionamiento de los órganos pélvicos.

En contra de la opinión habitual, que asocia los problemas derivados del suelo pélvico a las mujeres, el 20% de los hombres pueden desarrollar incontinencia urinaria, dolor pélvico crónico, dolor de testículos, pene o ingle, alteraciones en la función sexual o sensación de ocupación del recto, todo ello sin haber llegado a sufrir anteriormente procesos quirúrgicos.

Además del debilitamiento propio de la edad, también se pueden generar problemas tras un proceso quirúrgico o tratamiento radioterápico en el cáncer de próstata. El entrenamiento específico del suelo pélvico es esencial para evitar consecuencias mayores, como incontinencia urinaria, anal o fecal y el dolor pélvico.

La Fisioterapia cuenta con diferentes herramientas que pueden ayudar a los hombres a disminuir e incluso a eliminar la sintomatología, mejorando su calidad de vida.

Ante la aparición de síntomas como dolor o molestias en la región pélvica o perineal es necesario acudir al fisioterapeuta para que realice una valoración individualizada y pueda aclarar dudas, facilitar los consejos necesarios y proponer el tratamiento más adecuado.

Para acceder al videoconsejo del mes noviembre, pinche aquí.