Controlar las calorías es beneficioso para nuestra salud

La doctora Sara Bleich ha realizado un estudio sobre las calorías. Muestra que es posible saber cuánto ejercicio físico se debe hacer para quemar el exceso.  El objetivo es mejorar la alimentación.

El trabajo se basa en datos del Instituto de la Salud Pública. Según estos investigadores, las calorías que contienen alimentos poco saludables, como son la comida basura o las bebidas gaseosas, son datos insignificantes "a priori" para la mayoría de la población, sin embargo, esta nueva propuesta de advertir al consumidor sobre el ejercicio físico necesario para quemar estas calorías, parece ser que es bastante revelador.

Saber cuánto se tendría que correr para gastar el exceso de calorías importa, y mucho. Por ejemplo, una hamburguesa Whopper tiene unas 660 calorías; para quemar este aporte se debería correr unos 9 kilómetros aproximadamente. Según el estudio, éste es el método que se quiere empezar a seguir para concienciar a la población de lo que significa llevar una alimentación sana.

Según Sara Bleich, autora de la investigación, indica que “la gente no termina de entender lo que supone que un refresco contenga 250 calorías. Lo que nuestro estudio ha encontrado es que cuando explicas las calorías de una manera más sencilla de entender, como en cuántos kilómetros andando necesitas para quemarlo, puedes cambiar el comportamiento de los consumidores".

Anthony Viera, profesor de la Universidad de Carolina del Norte, comenta que “esta nueva forma de etiquetar los alimentos podría ser una buena opción para que incluso los niños, desde que comienzan a hacer los recados, se acostumbren a consumir una menor cantidad de comida basura y de bebidas azucaradas”.

Viera añade que "creemos que las etiquetas que muestran información acerca de la actividad física permiten que las personas puedan apreciar mejor las ventajas y desventajas de los alimentos altos en calorías, y por lo tanto influir en ellos para tomar decisiones hacia alimentos con menos calorías. Y pensamos que etiquetar los alimentos de esta forma puede incluso tener el beneficio adicional de promover la actividad física".

Siempre que aparezcan ideas o proyectos para concienciar al consumidor de la elevada cantidad de comida basura o rápida que ingiere, y propiciar de ese modo una buena alimentación, es un gran paso adelante, sobre todo si parece que surge tanto efecto como en este caso en concreto. Pero para realizar este tipo de etiquetados, habría que fijarse en muchas variables y tener en cuenta distintos aspectos en función de cada persona. Es decir, el sexo, la edad, el metabolismo, la velocidad a la que se realice el ejercicio etc....

Todas estas variables hacen un poco complicado el poner un valor exacto que valga para todos (por ejemplo los kilómetros a correr), en el etiquetado del alimento, aunque sí que es cierto que se puede dar una aproximación que por lo menos valdría para orientar al consumidor.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS