El ejercicio físico ayuda a prevenir la cronicidad de los dolores lumbares

Los dolores lumbares crónicos podrían prevenirse con ejercicio físico regular. Así lo ha declarado el doctor Frederic Font (Unidad de Cirugía Vertebral del Hospital Universitario de Bellvitge).

La dificultad del diagnóstico, la prevención de la cronicidad, el abordaje terapéutico integral y el manejo multidisciplinar son algunos de los retos pendientes para una enfermedad con una prevalencia muy elevada. Tanto es así que, tal y como indica la doctora Juana Sánchez, médico de familia y coordinadora del grupo de Dolor de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), “sólo el resfriado común supera a la lumbalgia como causa de consulta en Atención Primaria”.

Según datos de la Sociedad de Medicina del Trabajo, la lumbalgia ya es la segunda causa de baja laboral en España actualmente. Además, se trata de un motivo muy frecuente de incapacidad y de dolor crónico.

Según la doctora Sánchez, “se estima que la media de días de baja por lumbalgia aguda es de aproximadamente 41 días al año. Además, cuando un paciente está de baja por lumbalgia más de seis meses, su reincorporación al puesto laboral es menor del 50% y sólo de un 25% cuando la baja es mayor de un año. Por esta razón un abordaje precoz y, en los casos necesarios multidisciplinar, mejoraría el pronóstico de esta patología tan compleja y evitaría la cronificación”.

Los principales factores de riesgo de esta enfermedad son el sedentarismo, el sobrepeso y la obesidad, la vida laboral (aquellos trabajos que conllevan carga y descarga) y los hábitos poco saludables. También cabe tener en cuenta las anomalías congénitas y la edad avanzada, donde predominan los procesos degenerativos.

En la cronificación, el más importante es la inactividad física. Xoan Miguens (Jefe de Rehabilitación del Área de Gestión Integrada de Ourense, Verin y O Barco de Valdeorras) indica que “es contraproducente. El reposo debe ser el menor posible. Además, en pacientes intervenidos, está demostrado que el ejercicio terapéutico de alta intensidad es más efectivo que el de baja intensidad”.

Frederic Font “jefe clínico de la Unidad de Cirugía Vertebral del Hospital Universitario de Bellvitge), afirma que “la principal prevención del dolor lumbar es el ejercicio. Antes, la mayoría de los trabajos contenían un mayor esfuerzo físico y no había tantos problemas de espalda. Ahora, la sociedad es más sedentaria y eso es un factor de riesgo”.

Un gran reto pendiente en el dolor lumbar crónico es el diagnóstico, sobre todo al ser un problema médico de primera magnitud debido a su alta prevalencia, pero al tratarse de una patología compleja su diagnóstico exacto de la causa del dolor puede ser difícil. Además, en el dolor lumbar crónico intervienen muchos factores externos e internos que hacen que, frecuentemente, la eficacia del tratamiento pueda no ser la esperada, según indican los expertos.

El plan terapéutico integral incluye intervenciones multidimensionales personalizadas y consensuadas con el paciente para reducir la intensidad del dolor, contemplando hábitos de vida activos y saludables, farmacología, psicología y rehabilitación. Y es que el dolor lumbar crónico es una enfermedad que afecta a múltiples y distintas vertientes de la vida del paciente. En cuanto a la multidisciplinariedad, la doctora Sánchez explica que “el tratamiento del dolor es un deber de todos y la realidad es que deberíamos coordinarnos mejor los profesionales en el abordaje del dolor”.

 


BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS