Los niños de Bogotá podrían padecer en el futuro graves afecciones cardiovasculares según concluye el estudio realizado con estudiantes de entre nueve y 17 años por  la Universidad del Rosario.

Las pruebas sobre consumo de oxígeno, fuerza en miembros inferiores y superiores y perímetro de cintura, revelaron que los niños sufrirán enfermedades cardiovasculares en el futuro. La evaluación de la condición física se realizó a 46.000 estudiantes en Bogotá entre los nueve y 17 años.

El autor del estudio y director de Medición de la actividad física de la Universidad del Rosario, Jorge Enrique Correa Bautista, explicó que “son indicadores de riesgo cardiovascular o de obesidad y encontramos que el 61% de los niños en Bogotá tienen alguno de estos marcadores altos o bajos, lo que hace que probablemente hacia el futuro tenga una enfermedad cardiovascular, con relación a los niños encontramos que el 45%, tienen baja condición física o algún marcador de adiposidad alto que hace que probablemente hacia el futuro tenga una enfermedad cardiovascular”.

Los resultados preocupan sobre todo en los colegios porque los escolares no realizan suficiente actividad física. El recreo se destina a otras actividades. Así lo critica Bautista cuando apunta que “si nos trasladamos al ámbito escolar, el colegio tampoco promueve suficientemente la actividad física, seis horas en un salón de clases, las horas de educación física son restringidas, la actividad física en el recreo es poca, entonces el ámbito escolar se está convirtiendo en un refuerzo de actividades sedentarias”.

Diana Córdoba, nutricionista dietista de la Universidad Javeriana, explicó que los niños entre cero y cinco años deben hacer tres horas diarias de ejercicio. En adelante y hasta la adolescencia, lo mínimo son 60 minutos.

La experta detalla que “según la edad, los niños deben realizar por lo menos una hora de actividad física, actividades como saltar a la comba, jugar al baloncesto, juegos de persecución, otras actividades como por ejemplo montar en patines o en bicicleta”.

Al riesgo de sufrir obesidad en el futuro, se suma el peligro de padecer enfermedades crónicas como hipertensión, diabetes, glicemia y colesterol elevado, de acuerdo con los expertos.

Para acceder al estudio, pinche aquí.