La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, y la concejala delegada de Deporte, Sofía Miranda, inauguraron la temporada de piscinas de verano en el Centro Deportivo Municipal Vicente del Bosque.

Las piscinas municipales al aire libre, que estarán abiertas entre el 1 de julio y el 15 de septiembre, llegan con la campaña “Piscinas municipales: abiertas y responsables”. El pasado lunes, abrieron también al público las instalaciones de Moratalaz, Aluche, Orcasitas y San Fermín y en los próximos días irán abriendo el resto hasta completar un total de 14 piscinas recreativas.

Villacís señaló que “este año vamos a disfrutar de las piscinas con mucha responsabilidad” y explicó cómo desde el Ayuntamiento “hemos puesto todo de nuestra parte para que los madrileños puedan disfrutar de nuestras piscinas con todas las garantías”. Hizo también un llamamiento a los madrileños para “recordar lo vivido y que no queremos volver a vivir. Si trabajamos juntos podremos disfrutar todos con seguridad”.

Por su parte, Miranda agradeció “el trabajo a contrarreloj de Informática del Ayuntamiento de Madrid, del Área Delegada de Deporte y de los distritos para poder abrir estas instalaciones”, a la vez que incidió en la necesidad de seguir las indicaciones y consejos de su personal y pidió prudencia y responsabilidad a los usuarios “para que entre todos consigamos eliminar definitivamente este virus”.

Además, la concejala explicó que los dos turnos en los que se ha dividido la jornada de las piscinas, de 10:00 a 14:30 y de 16:30 a 21:00 horas, “dejan una franja de dos horas para limpiar y desinfectar las instalaciones, de manera que el resto de usuarios puedan usar las piscinas con todas las garantías”.

Para controlar el aforo y ajustarse al 50% permitido, los usuarios deberán reservar y abonar las entradas online a través de la web www.madrid.es/deportes o la aplicación “avisosmadrid”. De esta manera, se podrán adquirir el 90% de las entradas disponibles, reservando el 10% restante para mayores y personas con discapacidad, que podrán hacerse con ellas directamente en las taquillas de las instalaciones. Además, las entradas incluirán un código QR que habrá que pasar por los lectores de acceso que estrenan todas las instalaciones para controlar el aforo en todo momento.