Los jugadores internacionales de baloncesto y de baloncesto en silla de ruedas, Rudy Fernández y Dani Stix, inauguraron los #DiálogosParalímpicos de la Fundación ONCE.

Este encuentro estuvo organizado por la agencia Servimedia con motivo de los Juegos de Tokio 2020. Ambos manifestaron su deseo de conseguir la medalla de oro en la cita olímpica.

Fernández, que el año pasado levantó la copa de campeón del mundo (la segunda que logró España, tras la de 2006), comentó que los de Tokio 2020 serán sus quintos Juegos Olímpicos y, aunque se mostró prudente sobre su presencia en la capital japonesa si le respetan las lesiones, no descartó aspirar a lo máximo: “Ojalá que lleguemos a este verano. Acabo de renovar dos años por el Real Madrid, así que soñar es gratis”. También deseó que Pau Gasol se recupere para compartir con él su quinta cita olímpica desde que ambos debutaran en Atenas 2004.

Precisó, además, que para entonces quedan “muchísimos meses” porque los jugadores están centrados en sus clubes: “Espero que podamos estar bien físicamente para poder soñar por lo máximo, que seríamos campeones de una olimpiada y que es lo que me queda como jugador”.

Explicó que afronta con “muchísima ilusión” los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 después de la medalla de oro lograda el año pasado en el Mundial de China, una cita en la que “nadie nos daba como favoritos para poder ni siquiera pasar de grupos y hemos sido campeones del mundo. Hay que ser conscientes de lo difícil que es una medalla olímpica, todo el mundo lo sabe. La selección española se merece todo el respeto a poder competir y todas las selecciones lo saben”.

Por otro lado, Rudy alabó a los jugadores de baloncesto en silla de ruedas y recordó cuando hace algunos años entrenó con el ILUNION junto con Dani Stix: “No podía coger la pelota”, comentó sobre el esfuerzo físico que requiere. Incluso aseguró que para Stix sería "más fácil" realizar un entrenamiento con el Real Madrid de Baloncesto de Pablo Laso que para él completar una sesión en silla de ruedas con el CD ILUNION.

El alero del Real Madrid señaló, por último, que, a través de la fundación que lleva su nombre y que creó junto a su hermana Marta Fernández, contribuye a ayudar al DiscaEsports, un club de baloncesto en silla de ruedas de Mallorca.

Dani Stix, que logró la plata paralímpica en Río 2016 y que el verano pasado contribuyó a que España se proclamara subcampeona de Europa de baloncesto en silla de ruedas, no descartó, durante esta iniciativa de la Fundación ONCE, que la selección nacional consiga el mejor resultado posible en Tokio 2020: “En mi casa siempre se ha dicho que soñar es gratis. Evidentemente, vamos a por lo máximo. El verano será muy duro, con muchos entrenamientos y concentraciones, así que iremos partido a partido”, indicó.

Destacó que el deporte es su principal pasión, concretamente el baloncesto en silla de ruedas, hasta el punto de que no le cuesta entrenar. El escolta del ILUNION, que superó un cáncer de nacimiento, comentó que las adversidades no están sólo en las personas que se desplazan en sillas de ruedas, por lo que “la gente verdaderamente exitosa es la que las afronta. A lo largo de los años se ha mejorado mucho. En barreras mentales vamos evolucionando, ya no se ve a la gente en silla de ruedas desde la pena, sino desde la admiración”.

Stix alabó a Rudy por ser un baloncestista profesional comprometido con los deportistas con discapacidad y apostilló que “baloncesto es baloncesto, sea en silla de ruedas o a pie”.

Ambos jugadores, que llevan el dorsal número 5 en su espalda cuando juegan, mostraron su complicidad de conocerse desde hace años y reclamaron a la clase política que apuesten por el deporte de base.